Mientras el reflector apunte a la moral, el problema se esconde en la oscuridad

Una de las cosas que más he disfrutado en el proceso de ser madre es ver en los ojos de mis hijos la emoción al iniciar un nuevo día. Es indescriptible la felicidad de compartir con ellos momentos sencillos como uno de esos atardeceres increíbles que Bogotá sabe darnos. Vivir la experiencia de ser madre, me cuestiona sobre aquellos niños que nunca lograron experimentar la vida. No puedo imaginar esos miles de niños que no disfrutaron de un firmamento enrojecido por la caída de sol porque sus ojos fueron apagados antes de haber sido dados a luz.

Por eso, en el Concejo de Bogotá, cite a un debate sobre el aborto en Bogotá  para entender qué está pasando en relación al aborto en la ciudad. 

En Bogotá, en el 2020, 9.816 vidas fueron apagadas mientras crecían en el vientre. Lo alarmarte es que el 99.8% de estos abortos se argumentaron con la causal de una afectación en la salud de la madre. El aborto no es un problema menor en la ciudad; 26 mujeres decidieron terminar su embarazo cada día; en su mayoría, argumentando tener una afectación en su salud, puntualmente su salud mental.

Al conocer estas cifras surgen muchas preguntas: ¿Quién está determinando la afectación de la madre ante un embarazo no deseado?¿Las mujeres qué información tienen para tomar esta decisión? ¿Es el aborto la solución en lugar de la atención oportuna de la madre?.

una Bogotá Moderna se apoya en la tecnología”

Pareciera que mientras perdura el debate sobre si se debe legalizar o no el aborto, la institucionalidad olvidó que en la ciudad hay miles de casos de mujeres a la espera de una atención oportuna para garantizar el bienestar de la madre y el hijo que está por nacer. Pareciera que desde la Administración se promueve el aborto sin revisar acaso la normatividad y los derechos de las mujeres; aun las que están por nacer. 

Las conclusiones del debate es que existen grandes vacíos a la hora de acompañar a las mujeres frente a un embarazo no deseado y que existe una aparente tolerancia con los lugares donde se practican abortos ilegales. Además, en el debate demostramos que en Bogotá el 95% de los abortos se hacen en centros médicos privados donde no hay control, ni cumplimiento a las causales que despenalizan el aborto en el país. 

El aborto de un delito y poco se está haciendo en Bogotá para hacer cumplir la ley. 

Quienes defendemos la vida de todas las mujeres, hemos notado que la institucionalidad busca estigmatizar nuestra opinión bajo el pretexto que imponemos la moral por encima del cuerpo de la mujer. Esto no solo es erróneo sino injusto, porque mientras nosotras hemos buscado la garantía plena de los derechos de la mujeres, quienes nos estigmatizan han perdido de vista que el 99.8% de los abortos han sido por la urgente reforma a la de salud para garantizar una atención temprana y oportuna a la salud física y mental de la mujeres.

Nosotros seguiremos alzando la voz por la vida y exigiendo que no se vea el aborto como la solución a los problemas de las mujeres, cuando en realidad es el mayor ejemplo de que hay muchas cosas por hacer en pro de las mujeres de Bogotá. Yo continuaré haciendo control y una vez más exigiendo que se respete siempre la ley y la vida… ambas vidas.

Leave a Comment

Abrir chat
Habla con nosotros