Superando una pérdida

He escuchado muchas veces que los cambios transforman y nos preparan para nuevos retos y propósitos. Sin embargo, algunas veces el proceso de cambiar incluye momentos de dolor que, aunque no nos guste, pueden ser el motor para generar los cambios en nuestras vidas.

Hace poco leí sobre la insensibilidad CIPA, una enfermedad que afecta a un grupo específico de personas impidiendoles sentir dolor. Los pacientes con este síndrome no tienen el privilegio de sentir el más mínimo dolor en su cuerpo, y además no logran experimentar la transformación emocional que acompaña a una enfermedad. Me impactó aprender que no sentir dolor puede ser el síntoma de una enfermedad. 

Con esto, no quiero decirte que siempre debemos estar expuestos al dolor o que es un privilegio sentir el dolor. Sin embargo, sí creo que debemos reconocer que como seres humanos fuimos creados de tal manera que a medida que nos enfrentamos al dolor, nuestras defensas aumentan. Fuimos creados para que el dolor sea un mecanismo de defensa para ayudarnos a estar bien y a crecer.

Hoy te quiero hablar sobre el dolor que deja la pérdida en nuestras vidas. Sé que es probable que este tema no sea nuevo para ti porque en este último tiempo como país, como ciudad y como humanidad, hemos vivido muchas pérdidas; desde los que perdieron  la libertad de salir a la calle producto del aislamiento social hasta los que han tenido que vivir la pérdida de un familiar.

La situación de los últimos meses nos ha obligado a enfrentar las pérdidas y a superarlas, sin quizás contar con todas las estrategias para hacerlo. Por eso, quiero invitarte a pensar sobre qué pérdidas has vivido hasta el día de hoy y pregúntate: ¿cómo las has afrontado?

Desde tu dolor hallarás un nuevo sentido a tu vida.

Muchos enfrentan las pérdidas tomando decisiones equivocadas como llevar una vida desordenada donde el alcohol, las drogas e incluso el sexo se convierten escapismos hasta llegar a ser medicina para intentar superar una pérdida. Sin embargo, esas estrategias son insuficientes para enfrentar el dolor de una pérdida.

Si hoy tú estás viviendo un duelo, quiero invitarte a enfrentarlo  de una manera diferente.

Los profesionales de la salud mental hablan de unas etapas del duelo (aceptación, ira, negociación, aceptación y depresión) que debemos conocer, entender y vivir. Cada una de ellas hacen parte de ese proceso de transformación de que te hablé al inicio, independiente si los experimentarás ocasionalmente o de manera más frecuente… No te asustes, hacen parte del proceso.

Algunos pasos que puedes aplicar en este proceso son: acepta tu duelo porque esto te permitirá avanzar, identifica cuales son tus emociones con respecto a la pérdida pero recuerda vive un día a la vez, escribe lo que estás sintiendo y pensando (vive cada etapa), establece rutinas diarias de sueño y alimentación; por último agradece por lo que estás viviendo; así te duela agradece esto te ayudará a volver a empezar y reiniciar tu día a día durante este tiempo.

No olvides que desde tu dolor hallarás un nuevo sentido a tu vida.

Leave a Comment

Abrir chat
Habla con nosotros