Deseamos trabajar por ellos, pero sobre todo, con ellos, más aún cuando la coyuntura que vive el país demanda liderazgos correctos, que busquen construir en lugar de destruir y que no los usen como combustión para encender el país. En las calles se siente un deseo por el cambio, yo también lo creo, pero el cambio del que le habló a los jóvenes no es el que nos vende los que se autoproclaman ‘líderes y defensores de la juventud’.

En la juventud está la fuerza y el poder de reinventarse cada día; por esto creo que los cambios se dan cuando los jóvenes tienen espacios para ser escuchados y les acompañamos en la consolidación de sus propuestas.

Estamos para representarlos, pero también, para trabajar juntos en nuevas oportunidades de empleo, desarrollo y educación.

Creemos en la libertad económica, en que el hacer empresa no se debe convertir en un hecho para castigar sino que se debe respaldar. La salida de la pobreza no está en castigar la riqueza, sino en creer que los bogotanos tenemos la capacidad de crear e innovar para reducir la brecha social que existe en la capital.

Hay que enseñar a pescar en lugar de dar el pez; así seremos más competitivos y sacaremos provecho del talento qué hay en las calles bogotanas.

El empuje y talento bogotano es la combustión para el verdadero cambio.

Uno de las muchas lecciones que nos dejó la pandemia es la reorganización de las prioridades que tenemos como ciudad. Mientras la economía se apagaba y se limitaban las acciones a los largos confinamientos, una necesidad apremiante poco a poco se llevó el protagonismo en la emergencia: las pocas estrategias para garantizar una óptima salud mental en los bogotanos.

Por falta de estrategias, muchas personas han caído en lamentables condiciones como los largos periodos de depresión, reducción de sus capacidades productivas e incluso la muerte.

En Bogota se debe trabajar para proteger la vida, no para regularizar la muerte. Por eso creemos que las mujeres que hoy cargan con un embarazo no deseado, necesitan una atención temprana en su salud mental, en lugar de venderles el aborto como una única salida

Abrir chat
Habla con nosotros